viernes, 12 de julio de 2013

Crónica Derrame Rock XVIII 2ªparte: Los Suaves fuimos todos

El sábado 29 de junio, se celebró la segunda parte del festival Derrame rock XVIII. Durante la jornada sabática actuaron un total de 16 grupos, lo que supuso un total de más de 15 horas de música ininterrumpida de la cual pudieron disfrutar los asistentes a dichos conciertos.
El festival comenzó antes que el día anterior, concretamente a las 14:35, una hora en la que es complicado asistir a ningún concierto, y menos en ourense en verano, dónde el calor hizo que muy pocos valientes asistiesen a las actuaciones de los primeros grupos: Maskarpone, Morphina, Canal 69 y A compañía do ruido, todos ellos actuaron durante 30 minutos, haciendo disfrutar a los valientes que lucharon contra la hora y el calor para verlos.
A las 16:50 comenzaba el tuno de Skarallaos, los vigueses hicieron disfrutar a los asistentes con su ritmos de Ska cargados de energía, durante los 45 minutos que duró su actuación.
Tras ellos llegaba la hora del humor de Los Gandules, el grupo maño, caracterizado por hacer versiones en tono humorístico de canciones famosas, hicieron que el público lo pasase en grande, pues además de sus letras, sus vestimentas (batas y zapatillas de casa mientras tocan en un sofá) y la interacción que tuvieron con el público hicieron que fuese un concierto que sin duda, no pasó inadvertido en el festival.

Del humor pasamos a la crítica social, con el rap de Los Chikos del Maiz, grupo muy aclamado por el público, pese a no ser un grupo que cuadrase demasiado en el festival por su estilo musical, aunque no es el primer año que participan en el festival.
50 minutos de rap del trío valenciano en el que interpretaron canciones como "Cops" o "Gente VIP"

Del rap al punk-rock, desde Asturias llegaban Segismundo Toxicómano, la banda actuó durante el tiempo que sus predecesores y despertó a los asistentes con un potente directo, interpretando temas clásicos de la banda como "Por ti" u "Hoy como ayer", combinados con temas de su último álbum "Ke no cunda el pánico", como "Contra el muro"


Después de escuchar rap y punk, no había más remedio que escuchar hardcore, llegaba el turno de Narco, desde Andalucía llegaban para dar caña al derrame rock, una intensa hora de hardcore de los sevillanos hizo levantar el ánimo de hasta el último derramero, interpretando temas clásicos de ellos como "Tú dios de madera" o canciones de su último disco "Versiones para no dormir", en el que versionan clásicos de otros grupos como "Chinga Police" de Sodom o "Tu ley" de Prodigy.



De sur al norte, de sevilla a Bilbao (parece una canción de Fito), llegaba el turno de volver a reir, llegaba uno de los mayores fenómenos surgidos en el último lustro gracias a internet, El Reno Renardo llegaba a ourense para hacernos reír a base de su cómico heavy metal. Durante 50 minutos, los fans de la banda, disfrutaron de temas clásicos de la banda como "Hasta la Polla", "Camino a Moria" o "Crecí en los 80", así como canciones de su último álbum "Babuinos del metal", con temas tales como "Majestad cuidado con la gravedad" o "Festival" (un tema muy apropiado para la ocasión).
La anécdota del concierto, ocurrió cuando los miembros del grupo, intercambiaron sus instrumentos durante un par de canciones, y este hecho podía pasar totalmente desapercibido, puesto que no se notó bajón de calidad alguno en sus acordes.





Cerca de las 22 horas llegaba el punk más punk del festival, desde Navarra llegaban Lehendakaris Muertos.
Con sus letras reivindicativas y enérgicas, hicieron que los asistentes no dejaran de saltar y gritar durante su actuación. Un concierto con una gran cantidad de canciones ya que una de las características principales del punk es la brevedad de sus canciones, que casi nunca superan los 2 minutos de duración. Durante 1 hora tocaron una infinidad de temas de su último disco "Crucificados por el antisistema" como "A la calle" o "Simpatía por el de bildu", así como temas de sus anteriores discos.
El concierto estuvo marcado por la interacción del cantante del grupo, Aitor, con el público, pues hizo subir a un par de espectadores a cantar con él y durante un par de canciones se mezcló con la marabunta para cantar y ser un seguidor más.




El siguiente artista sería un viejo conocido del público gallego, Miguel Costas, miembro fundador de Siniestro total, entraba en escena. El artista vigués llegaba cargado de humor para deleitar a los derrameiros.
Una hora de actuación en la que pudimos disfrutar de temas de los discos en solitario del artista, como "No me da la gana" o "Yo estoy bien, tú estás gordo" y a su vez, para los más nostálgicos, temas de su etapa en Siniestro Total, como los clásicos "Bailaré sobre tu tumba" o "Miña terra galega", todo un himno para el público gallego.


Llegaba el climax de la noche, sin duda el momento más esperado por los rockeros allí presentes, hasta el punto de que muchos asistieron al festival, simplemente por este concierto. Los anfitriones hacían aparición en el festival, era el turno de Los Suaves.
El grupo local ofreció un concierto muy especial, que ellos mismos titularon Los Suaves: La Reunión.
Durante casi 2 horas, el grupo repasó toda su extensa trayectoria alentado en todo momento por los asistentes al festival que no dejaron sola a la banda en ninguna canción. Lo especial del concierto, fue la colaboración de diversos ex-miembros de la banda como Ángel (primer guitarrista de la banda), Javier Dominguez (hermano de Yosi y Charly que empezó tocando la batería en la banda), Pepe Losada o los hermanos Moncho y Carlos Costoya. Todos ellos formaron parte de la banda en algún momento de sus más de 30 años de historia y para conmemorarlo, tocaron canciones de sus etapas junto a los miembros actuales de la banda, como "Una ciudad llamada perdición", "Maldita sea mi suerte" o "Viajando al fin de la noche".
Sin duda un concierto muy emotivo, en el que a más de uno le saltaron las lágrimas al ver a todos reunidos e imágenes en las pantallas que recordaban a Hermes, antiguo guitarrista de la banda, ya fallecido.
Sin duda alguna, esa noche, Los Suaves fuimos todos.













Tuvieron que esperar por culpa de que Los Suaves alargaron su concierto, pero llegaron a escena otra banda ya mítica del rock nacional: Los Mojinos Escozíos. La banda liderada por "El Sevilla", hizo que los fans se divirtiesen de lo lindo tras la locura desatada en el concierto anterior. Los andaluces hicieron reir a los asistentes a ritmo de rock&roll, interpretando temas ya míticos del grupo como "UEOOO", "Al Carajo" o "Que güeno que estoy". A su vez, interactuaron con el público con distintas peticiones (unas mucho más subidas de tono que otras), que eran satisfechas por los allí presentes.


La madrugada ya avanzaba, pero aún quedaba traca en el festival, llegaba la hora de bailar con otro de los grupos aclamados por el público: La pegatina. La banda catalana hizo bailar y sonreír a los asistentes con su rumba y sus ritmos alegres que contagiaban hasta al más soso del lugar. Durante algo más de una una, sus guitarras, panderetas y diversos instrumentos sonaron con fuerza en temas como "Maricarmen" o "La Sorranchera".









Y llegaba el final, pasadas las 4 de la mañana, cerraba el festival una banda gallega, de Muros, concretamente, Terbutalina daba la despedida a los valientes que se quedaron hasta el final, que fueron bastantes, con su Rock&Roll descarado y salvaje y su marcado acento de la costa, los que aún tenían fuerza, bailaron hasta el último acorde, y cuando la actuación terminó, el festival se despidió hasta el 2014, y esperemos que nuevamente en la ciudad de la burgas.